Indulto…El orgullo de una nueva vida.

 

 

En la fiesta brava, el indulto significa que al final de la lidia de un toro, no se cumple el tercer tercio en su totalidad. En lugar de darle muerte, pasa a los corrales para recuperarse de la lidia, sometiéndose a las curas necesarias para su recuperación y devolverlo a su campo de origen como semental.

Su nueva vida como semental comienza para dedicarlo a la reproducción.

El indulto es un reconocimiento al toro, en grado superlativo, tras una brillante faena. Perfección en la entrada a la muleta, capote, respecto al picaor y  banderillero. Un elogio al ganadero, en cuanto a la crianza, manejo y eficacia de sus métodos y experiencia aplicada. Un claro premio a su labor como criador.

 

Para esta decisión, la mayoría del público aficionado tiene que solicitar el indulto, el torero también ha de pedirlo y con el consentimiento del ganadero, el presidente de la plaza otorga el indulto.

El toro gana su vida por su bravura, clase y nobleza.

Premio a labor como ganadero, nuestro novillo “Fiel”, de la ganadería El Cotillo con hierro UOC, obtuvo el indulto el día 3 de junio del 2017 en Santisteban del Puerto, siendo toreado por el diestro García Navarrete. Un gran orgullo para nuestra ganadería y nuestra gran fiesta taurina.

 

“Lo primero que intento transmitir es que el toro tenga casta, que sea bravo en el caballo, que embista por derecho sin derrotar y metiendo los riñones, que tengan fiereza y nobleza. Pero que no embista en tonto, sino en bravo”.

Victorino Martin.